CC Patio Trigal Of 1A-13. Valencia. Vzla
+58 241-8421521

Novo Banco y Trea cancelan la venta de la gestora y se aventura una batalla legal

Incluso antes de la crisis del coronavirus, el cierre de la operación ha sido un tira y afloja constante entre Novo Banco y Trea. La gestora presidida por Carlos Tusquets acordó adquirir un negocio de 800 millones de euros, aproximadamente, al que ahora, sin embargo, habría que restarle la probable pérdida de patrimonio que los banqueros privados Garikoitz Olabera, Fernando Coscollar y Eva Quintero arrastrarán a Deutsche Bank tras su reciente fichaje por el banco alemán, otras posibles salidas de agentes o colaboradores que todavía hoy trabajan con Novo Banco, la devaluación de las carteras fruto del Covid-19 y la habitual fuga de clientes que se produce cuando un banco se pone en venta públicamente. Fuentes próximas a las entidades calculaban que, de cerrarse la operación, en el mejor de los casos Trea hubiera integrado unos 350 millones.

Un portavoz oficial de Trea señala que “es Novo Banco quien ha incumplido su parte del acuerdo y obligación de entrega”, y exige al banco luso “garantías, seriedad y transparencia en los términos que se habían pactado”. La gestora de Tusquets avanza que, “si la parte vendedora no cumple los puntos del acuerdo, Trea estudiará emprender acciones legales”. No obstante, “confía en que Novo Banco recapacite y cumpla su acuerdo”.

La CNMV comunicó hace tres semanas su no oposición a la adquisición de Novo Banco Gestión por parte de Trea y abrió un periodo de dos semanas para cerrar dicha operación, desde el 15 hasta el 30 de junio. El plazo expiraba hoy y ninguna de las dos partes ha dado un paso al frente. En juego estaba la señal adelantada por Trea.

BATALLA LEGAL

Hace unas semanas, viendo cómo se le había complicado el contexto de negocio, Trea lanzó un ultimátum a Novo Banco, solicitando una rebaja del 70% en el precio pactado por la gestora, que era 16,5 millones, o bien echarse atrás recuperando los 1,5 millones adelantados como señal.

Al no haber cancelado ninguna de las dos partes oficialmente la operación, sino que ha expirado el plazo para cerrarla sin firma de por medio, se entra ahora en el terreno de lo legal, ya que Trea pugnará por recuperar su señal y pedir daños y perjuicios, mientras que Novo Banco se enrocará en quedársela, echándose la culpa mutuamente. Desde Trea subrayan que “siempre hemos querido sacar adelante la operación”.

Novo Banco quería deshacer la operación para meter la gestora en el pack de venta del banco, mandatado a Deutsche Bank, y así aumentar su valor total en vez de trocear sus distintos negocios. El presidente, António Ramalho, y el comité de dirección están a favor de retenerla e, incluso, cuentan con informes de expertos que se lo aconsejan.


Source: Bolsamania.com

Noticias Relacionadas

Dejar una respuesta